FABRICACIÓN 3/5 DÍAS* ENVÍO 24/48H – GRATIS Península>60€ 

FABRICACIÓN 3/5 DÍAS* – ENVÍO 24/48H – GRATIS Península>60€

Chupeteros personalizados, el accesorio ideal para la escuela infantil

Bebé en Escuela infantil jugando con monitor

Ya sé que es agosto, pero la vuelta a la escuela infantil está detrás de la oreja como quien dice y antes hay que dejar preparado un montón de detalles, sobre todo si es la primera vez del bebé en un centro educativo.

En primer lugar, es importante decidir en qué momento dar este paso. Hay expertos que recomiendan no hacerlo antes de que cumpla los dos o tres años de edad, ya que es fundamental que el bebé crezca y se desarrolle en el ambiente familiar.

De cualquier forma, la situación de cada familia es distinta (tipos de responsabilidades, coincidencia de horarios, etc.) y llegado el momento surgirá el miedo a la separación tras ese contacto tan estrecho que se ha mantenido de forma ininterrumpida durante tantos meses. Sensación que experimentarán tanto las mamás y los papás como el propio bebé. 

Bebé en Escuela infantil jugando con juguetes
Bebé en Escuela infantil leyendo alfabeto

Sin embargo, no debes sentirte culpable, ya que se trata de un paso inevitable en muchos casos, especialmente por la situación laboral de los padres. Y a pesar de que esta decisión te resulte preocupante, puedes quedarte tranquila, ya que tu bebé va a estar bien atendido en todo momento y esta experiencia va a contribuir a su desarrollo.

De hecho, en la escuela infantil aprenderá a reconocer a los demás y al entorno que le rodea, a saludar, a esperar el turno de palabra, a cantar canciones y a memorizar gestos, a establecer una buena relación con la hora de la comida y el descanso…

Otro detalle a tener en cuenta es que los bebés tienden a extrañar a la gente que no conocen o con la que no pasan el suficiente tiempo. Se la conoce como la crisis de los extraños o angustia del octavo mes. Se trata de un cambio de carácter por el que el bebé se hace más selectivo a la hora de relacionarse con los demás. Por eso, tiene preferencia por aquellas personas que le cuidan a diario frente a las visitas, por ejemplo. 

Pese a ello, los psicopedagogos consideran que este mecanismo de seguridad promueve un correcto desarrollo emocional e intelectual, ya que garantiza que se establezcan de manera adecuada los vínculos afectivos. Igualmente, este tipo de comportamiento desaparecerá progresivamente con el tiempo, teniendo en cuenta que forma parte de su desarrollo natural. Además, con su paso por la escuela infantil, tu pequeño aprenderá a relacionarse con sus compañeros de forma natural.

Pasos para llevar a tu bebé a la escuela infantil

Con el objetivo de evitar un trauma innecesario para el bebé, lo mejor es seguir una serie de pasos:

  • Elegir bien la escuela infantil: es lo primero y lo más importante que debes hacer. Así podrás quedarte tranquila sabiendo que el centro, además de atender bien a tu pequeño, está en sintonía con tus preferencias para educarle.
  • Establecer una rutina: despiértale con suficiente tiempo para preparar todo e ir sin agobios y que no se te olvide llevarle con su juguete favorito, algo que puede resultar muy útil para integrarse.
  • Que su incorporación a la escuela infantil sea progresiva: así cogerá su propio ritmo de adaptación, dale tiempo.
  • Mantén  una actitud positiva: evita que la despedida se alargue, puesto que lo que debes hacer es transmitir seguridad a tu pequeño. Sin embargo, déjale claro que volverás a recogerlo, así que nunca desaparezcas cuando no esté mirando, ya que le puede ocasionar ansiedad por abandono.  Y una vez que le recojas y estéis en casa, dedícale tiempo para jugar. 

Bebé en Escuela infantil pintando la cara

Chupeteros personalizados, un aliado especial mientras tu bebé crece

Además, para facilitarte las cosas durante esta nueva experiencia, puedes comprarle un chupetero personalizado de Be Mummy con los que no solo podrán identificar el chupete de tu pequeño en la escuela infantil, sino que le dará un toque distinguido a los distintos looks que le pongas a diario. Todo ello, sin olvidar que podrás estar tranquila de que el chupete de tu bebé se mantendrá limpio pese a las actividades que realice en el centro.

Te invito a echar un vistazo a las diferentes colecciones de chupeteros personalizados que tenemos disponibles en la web donde, a parte de los diseños ya creados, podrás elegir la combinación de colores adaptada a tus gustos, necesidades o preferencias y así crear un diseño exclusivo, además de darle ese toque personal a este accesorio con el nombre de tu bebé, lo que lo hace aún más especial. 

De esta forma, puedes escoger hasta 3 colores diferentes de una extensa carta que ponemos a tu disposición. Selecciona como “color 1” aquel en el que estés especialmente interesada y lo tendré en cuenta para el diseño definitivo. Este color se usa tanto para la pieza en forma de poliedro como para la última bolita de color y usaremos los colores 2 y 3 para las piezas entre las letras y otra bolitas adicionales en el caso de que el nombre sea cortito.

Para realizar el diseño, deberás indicar el nombre del bebé con un máximo de 8 letras por razones de seguridad. El diseño definitivo del chupetero dependerá del número de letras indicado, donde se podría añadir o quitar bolitas e incluso eliminar las piezas de madera. Recuerda que no se pueden poner tildes (ó), acentos graves (à), diéresis (ü) ni caracteres especiales (ç) pero la letra “ñ” sí que está disponible.

Normalmente, los chupeteros personalizados vienen diseñados con nuestra preciosa pinza de madera. Si por el contrario prefieres nuestra pequeña pinza metálica, puedes dejarlo reflejado en la casilla de comentarios del carrito de compra.

No olvides seguir leyendo nuestro blog para conocer más consejos sobre el cuidado de los bebés. Hasta entonces, ¡os deseo un buen inicio en la escuela infantil de este año!

Un abrazo,

Marta.

La importancia de la seguridad en los accesorios para bebés

Mordedor Candela

Por todos es conocida la afición de los bebés por coger y chupar todo lo que se encuentran a su paso. En realidad, como vimos en el último post del blog, se trata de la forma que tienen de conocer el mundo, a través de su boca, donde descubren las formas, las texturas, las durezas…

Sin embargo, debemos extremar las precauciones en lo que respecta a los accesorios que el bebé se lleva a la boca. Existe el riesgo de que dicho objeto pueda descomponerse y que una de sus piezas cause el posible atragantamiento del pequeño, sin olvidar que el material del que esté hecho ese artículo pueda resultar tóxico para el bebé.

Por todo ello, es importante tener en cuenta las principales recomendaciones que hacen los expertos de la puericultura, disciplina que se basa en el cuidado y la crianza de un niño en sus primeros años de vida.

Información, la mejor estrategia de prevención

Más allá de adaptar el hogar a la llegada de un bebé, conviene ofrecerle accesorios especialmente diseñados para él y que a la vez cubran sus necesidades básicas. 

De este modo, cualquier artículo destinado a promover la alimentación, la higiene, el sueño y el cuidado de un bebé debe ser seguro: bandanas y baberos, salvamanteles, vajillas, peluches y doudous, muselinas… Así, pese a estar hechos a mano, estos productos deben cumplir con la normativa europea, que recoge una serie de requisitos como los siguientes:

  • En su etiquetado se debe identificar claramente al fabricante o al comercializador, además de incluir su dirección de contacto en el producto o en el envase de este. De esta forma, en caso de que surja algún problema, el cliente puede ponerse en contacto con el responsable.
  • Tampoco pueden faltar las instrucciones de uso y de seguridad que alerten sobre los peligros y los riesgos que conlleva el uso de estos accesorios. Además, dichas instrucciones deben ir en el idioma del país en que se comercializan estos artículos.

    Sin embargo, es importante matizar que los chupeteros se rigen por una normativa específica, la EN 12586:2008 (+A1:2011), al formar parte de “Artículos de puericultura. Broches para chupetes. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo”.

    Por su parte, los mordedores, al ser considerados juguetes, deben cumplir las normativas EN 71-1:2015 (+A1:2019) y EN 71-2:2011 (+A1:2014), dentro del apartado de “Seguridad de los juguetes” y marcado CE, que demuestra que el fabricante ha evaluado el producto y se considera que este cumple los requisitos de seguridad, sanidad y protección del medio ambiente exigidos por la Unión Europea.

El caso de la silicona alimentaria

Uno de los materiales de los que están hechos los accesorios que más suelen utilizar los bebés es la silicona alimentaria, presente en los mordedores, por ejemplo. Se trata de un tipo de silicona que está libre de bisfenol A (BPA), una sustancia química que suele utilizarse para fabricar plásticos y que puede resultar nociva para la salud.

Be Mummy, responsable y consciente de la importancia que tiene la seguridad en los accesorios para bebés, ofrece artículos que, además de ser diseñados y fabricados en España, cuentan con un certificado de calidad emitido por un laboratorio independiente español que garantiza que sus productos cumplen con la Normativa Europea de Puericultura UNE-EN 12586:2008, EN 71-1:2015 (+A1:2019) y EN 71-2:2011 (+A1:2014).

Con todo, los materiales utilizados en la fabricación de los productos de Be Mummy son sostenibles, contribuyendo así a la reducción de la huella ecológica.

Ahora que sabes que los accesorios para bebés de Be Mummy son seguros, entra en nuestra web y elige entre una gran variedad de productos con los que tu bebé estará encantado y encantador.

Un abrazo,

Marta.

Dientes de leche: posibles molestias y cómo actuar

Molestias dentición en bebés

Que los niños crecen de un día para otro no es solo una forma de hablar. De hecho, una de las primeras señales que advierten de que tu bebé ya no es tan pequeño como crees, es que le empiezan a salir los dientes.

A esta etapa se la conoce como dentición temporal o primaria y se caracteriza porque los dientes de leche comienzan a despuntar por encima de las encías. Una experiencia que, si bien parece adorable, puede llegar a causar irritabilidad en el bebé y también frustración por parte de los padres en su empeño por tratar de calmarle.

Por esa razón, en este artículo te explicamos las claves para que ayudes a tu pequeño a lidiar con este proceso.

Tipos de dientes de leche, a qué edad salen y en qué orden

De cara a estar preparados para esta nueva etapa, conviene saber a qué edad salen los dientes. Según los expertos, esta salida suele tener lugar entre los cuatro y siete meses de edad, intervalo de tiempo que varía en función del bebé. Por ejemplo, a los míos empezaron a salirles los dientes de leche a partir de los doce meses, así que no te preocupes por esta cuestión.

Por otro lado, suele asociarse la salida de los dientes con el momento en que los bebés empiecen a explorar el mundo que les rodea llevándoselo a la boca, desde sus manitas hasta los objetos que se encuentran por el camino. Sin embargo, ambos casos no tienen por qué estar relacionados, ya que, de forma independiente, los bebés utilizan sus encías para descubrir formas, texturas, durezas…

Y también resulta útil saber qué tipos de dientes salen. Los primeros en aparecer son los incisivos centrales, ya sean los superiores o los inferiores. Más tarde, salen los molares de leche o muelas, situadas en la parte posterior de la boca del pequeño. Y por último, aparecen los caninos o colmillos. De esta forma, salen hasta veinte dientes de leche a lo largo de los tres primeros años.

Posibles síntomas asociados a los dientes de leche

Tras conocer el orden de salida de los dientes del bebé, es importante tener en cuenta que, durante este proceso, el pequeño puede experimentar desde babeo excesivo a sensibilidad de las encías, además de darse casos de llanto y alteraciones que repercutan tanto en el sueño como en el apetito del bebé.

Otras veces, se puede observar una ligera fiebre en el bebé cuando le salen los dientes aunque los expertos señalan que esta no suele estar relacionada con la dentición primaria, por lo que de detectarse esta febrícula, lo aconsejable es acudir al médico para descartar otras afecciones.

Cabe recordar que no siempre se experimenta dolor en la salida de los dientes pese a que sí haya bebés que puedan mostrarse inquietos durante semanas. Sin embargo, e independientemente de la tolerancia del pequeño, por lo general la salida de los dientes de leche suele resultar molesta en diferentes grados.

Cómo tratar la salida de los dientes de leche de tu bebé

Una vez que sabemos lo que puede deparar esta salida de los dientes de leche, conviene tomar nota de los siguientes consejos para aliviar las posibles molestias que experimente tu bebé:

● Limpia con un paño suave el rastro de babas: así evitarás que la piel del pequeño se irrite y que aparezcan erupciones.

● Frota y masajea sus encías: utiliza un dedo o una gasa húmeda mientras realizas una ligera presión. De igual forma, puedes recurrir a los cepillos de dientes de dedo de silicona, que están ideados para masajear las encías de los bebés antes de que le salgan los dientes y así crear un hábito saludable de higiene bucal.

Cepillo de dientes de dedo de silicona de Mushie

● Ofrécele un mordedor: durante este proceso, el bebé también sentirá el deseo de morder objetos y un mordedor puede servir de alivio para las molestias que le produzcan las encías en caso de que se inflamen. También puedes meter este mordedor en el frigorífico, siempre que esté fabricado completamente en silicona alimentaria y que el propio fabricante aconseje este uso en sus instrucciones. Por ejemplo, los mordedores de silicona de Be mummy son aptos para ser enfriados.

Mordedor Love Gradient

Ahora que tienes clara la manera de actuar ante la salida de los dientes de leche de tu pequeño, sigue leyendo nuestro blog y descubre otros consejos útiles para seguir cuidando y mimando a tu bebé como se merece.

0
    0
    Tu carrito
    Carrito vacíoSeguir comprando

    newsletter

    ¡Bienvenida!. 

    Solo por unirte a la Comunidad Be Mummy, recibirás noticias interesantes, novedades en exclusiva, ofertas especiales y, por supuesto, un 10% de descuento

    ×